Saltar la navegación

1.4.- El plan de Financiación.

Caso práctico

Fotografía que muestra un primer plano de Alberto sonriendo y mirando a la cámara.

Marta, Alberto y Elisabeth disponen de algunos ahorros. Pero, después de hacer el plan de inversiones, saben que, aunque sean suficientes en un principio, deben disponer de más cantidad de dinero "contante y sonante" para afrontar los primeros pagos de su empresa cuando ya esté en funcionamiento. Como no es mucha la inversión, deciden pedirle a familiares y amigos lo que les falte, a cambio de su devolución al cabo de tres meses con intereses.

Ilustración que muestra el dibujo de un hombre de pie que nos mira con cara de desconcierto. El hombre tiene las manos detrás de la espalda, y viste un jersey blanco y unos pantalones azules. A su lado, hay un cartel que pregunta de dónde se puede obtener el dinero necesario para cubrir el plan de inversiones.

Una vez calculadas las inversiones que se necesitarán para constituir la empresa, debemos plantearnos cómo conseguirlas. Este aspecto es esencial en la vida de cualquier empresa, pero sobre todo al principio de su existencia. Se trata de la financiación, es decir, de las diferentes formas de obtener los medios que permitan desempeñar la actividad.

La financiación suele representar una barrera infranqueable para muchas personas emprendedoras, que incluso puede conducirlas al abandono de la idea.

Reflexiona

No es conveniente montar un negocio financiando toda la inversión con fondos que no sean propios, es decir, pidiendo prestado el dinero en su totalidad. Se recomienda que sea en torno a la mitad de la inversión total. O, al menos, un 30 % de la inversión. Ello nos dará una solvencia que nos permitirá acceder a la financiación ajena sin problemas. Por otro lado, aunque dispongamos de todo el dinero necesario para emprender, hay que plantearse a veces pedir un préstamo, porque puede ser una opción más rentable si conseguimos buenas condiciones.

Imagen que muestra un billete de 20 euros.

Citaremos una serie de consejos que se deben seguir a la hora de plantearse la financiación:

  1. No seas excesivamente optimista en tus previsiones! No se pueden olvidar los ingresos y los gastos reales.
  2. Ten en cuenta la morosidad. es decir, que habrá clientes que no te pagarán o se retrasarán en los pagos. Desgraciadamente, es un factor que debemos tener en consideración. En el caso práctico propuesto, no suele realizarse la venta con pago aplazado, pero debes considerar la posibilidad de impago en ciertos casos también en este sector.
  3. Asegura tu liquidez. La gente no suele responder ni siquiera a los mejores productos o servicios, en el periodo de tiempo que uno cree que lo harán.
  4. Sé previsor. No confíes excesivamente en conseguir financiación (subvenciones, líneas de crédito.) Realiza las previsiones financieras necesarias ¡que no te cojan por sorpresa los acontecimientos!
  5. No "caigas" en la ambición. No hay que invertir en grandes proyectos antes de saber si va a ser rentable.
  6. Realiza un eficiente análisis de costes. Muchas empresas carecen de referencias para contrastar si su estructura de costes es eficiente o puede ajustarse.
  7. Asesórate. La falta de preparación en materia financiera es uno de los escollos de la persona que emprende.

Las personas emprendedoras deben hacerse las siguientes preguntas, que determinarán la forma de financiación:

  • ¿Tengo dinero ahorrado? ¿Pueden las personas de mi entorno ayudarme?: Estamos tratando en este caso de la financiación propia, interna o autofinanciación.
  • ¿Puedo conseguir dinero prestado? ¿Puedo acceder a un crédito bancario? ¿En qué condiciones?: Es la financiación ajena o externa.
  • ¿Hay ayudas de organismos públicos o privados que financien mi modelo de negocio? Son las ayudas y subvenciones.